Una profesora de la UB dirige la arriesgada investigación en Sela, Jordania