«Para el actual gobierno, esta fórmula de pago es inaceptable. Lo que está en el navío tiene un enorme valor cultural e histórico», afirma la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez