El primer crucigrama de la historia se descubrió en Pompeya bajo la capa de cenizas volcánicas