Una exposición en Alcalá de Henares arroja luz sobre cómo la cerámica campaniforme se extendió por Europa hace más de 4.000 años: del Volga al estrecho de Gibraltar