Cubierto de tatuajes, fan de Indiana Jones y testarudo para conseguir financiación, Armand Mijares lideró el descubrimiento del ‘Homo Luzonensis’, un proyecto al que ha dedicado 20 años