Una de las tallas encontradas durante las excavaciones puede mostrar una diosa de la fertilidad. © Gabi Laron / Excavaciones de Tel Rehov, Universidad Hebrea de Jerusalén.

En «Estas estatuillas eran usadas en casa como parte de la práctica religiosa popular en la esfera doméstica, principalmente en lo referente a la fertilidad de la mujer», explicó a dicha página web Amihai Mazar (izquierda), profesor de arqueología en la Universidad Hebrea de Jerusalén y responsable –junto a Uri Davidovich (derecha)– de tales descubrimientos en una excavación. Mazar añadió que se habían encontrado tallas similares en otros sitios arqueológicos en la región.

La villa de Rehob vivió su mejor momento durante una época en la que Egipto controlaba gran parte de la región; la ciudad se encontraba además cerca de Beit She’an, cuyo importante papel en la historia se debe a su localización geográfica próxima al río Jordán y al valle de Jezreel, escribieron Mazar y Davidovich en un artículo publicado en el Boletín de las Escuelas Americanas de Investigación Oriental en el que detallaron sus hallazgos.

Esta estatuilla de mujer desnuda fue encontrada por un niño de 7 años en Tel Rehov en 2015. © Clara Amit, cortesía de la Autoridad de Antigüedades de Israel


El escarabajo, compuesto por el mineral esteatita, tiene un jeroglífico que dice que fue creado para un hombre muerto llamado Amenemhat y que era el «escriba de la casa del supervisor de elementos sellados», según la traducción de la inscripción realizada por la profesora de la Universidad Hebrea de Jerusalén, Arlette David (izquierda).

«Los ‘elementos sellados’ a los que se hace referencia en la inscripción representan varios productos y materiales tratados por la administración», escribió la profesora David, en el apéndice del artículo publicado.

Es un misterio saber quién era exactamente este individuo y qué estaba haciendo el escarabajo en el edificio donde fue encontrado. «Dado que no hay otro testimonio de un Amenemhat, ‘escriba de la casa del supervisor de elementos sellados’, no sabemos nada más sobre él, incluso dónde fue enterrado», dijo la profesora David a Live Science en un correo electrónico.

Dos vistas del escarabajo de esteatita con la inscripción que porta.


Arlette David señaló que es posible que Amenemhat nunca haya vivido o visitado Rehob, y que el escarabajo haya sido utilizado en esa ciudad como un recordatorio del control de Egipto sobre el área.
Tanto el escarabajo como dos de las tallas se encontraron dentro de una gran edificación, cuya finalidad y tamaño se desconocen, pues todavía no se ha excavado por completo el lugar. Aún así, se sospecha que habría sido un gran y complejo edificio público –un palacio, un espacio administrativo o incluso la casa de alguien que perteneciese a la élite– debido a sus amplias paredes, sus muros de contención, su patio espacioso con un largo pasillo en su parte sur y sus profundos cimientos.

Será necesario hacer más investigación para determinar para qué se utilizó exactamente. Podría ser parte de un palacio, un edificio administrativo o la residencia de una persona de élite, escribieron Mazar y Davidovich.

Foto: Tel Rehov visto hacia el norte


Fuentes: abc.es | livescience.com | 26 de julio de 2019