Una investigación arqueológica sobre los primeros pobladores de la cuenca de Tajzara y el Valle de Tarija, fue realizada durante tres meses por el investigador Capriles (izquierda), informó que el objetivo de la búsqueda, era encontrar vestigios de la historia de los primeros pobladores de sur de Bolivia. En ese sentido descubrió en Tarija una tierra rica en patrimonio arqueológico del que han podido ver “muy poco”.
La importancia de la preservación arqueológica reside en saber más sobre los orígenes de los pueblos, sus formas de vida, cómo se desarrollaron, e intentar encontrar respuestas a enigmas actuales.
El investigador acotó que estos descubrimientos serán posteriormente plasmados en libros. Por el momento han publicado artículos científicos y socializado la información en charlas en diferentes centros educativos.

La investigación tomó como referencia el municipio de Yunchará y parte de la cuenca de Tajzara, en coordinación con funcionarios municipales, la Dirección de Patrimonio y Gestión Cultural de la Gobernación y con el Servicio Nacional de Áreas Protegidas (Sernap), al tratarse de la reserva ecológica de Sama.

Los hallazgos más importantes fueron los sitios de campamentos de cazadores y colectores que datan entre 6500 y 3200 años de antigüedad, y donde encontraron restos humanos con ciertas características singulares.

Capriles, resaltó que posiblemente estos restos estén entre los más antiguos que se han encontrado en Bolivia. Además hallaron restos fósiles de conchas marinas como de caracoles de mar.

Foto: Escaneo del cráneo del llamado «Hombre de San Luis», Bolivia.

Antecedente

Ya en 1987 fueron encontrados en la zona de San Luis, restos fósiles humanos que datan de hace más de 7.000 años, y los mismos están siendo estudiados por la Universidad de Vermont, Estados Unidos, cuyos científicos estuvieron en el año 2016 en Tarija. Estos restos serían hasta ahora los fósiles humanos más antiguos encontrados en el país. (eP)

Fuente:elperiodico-digital.com | 12 de agosto de 2019