Cientos de personas acuden cada año a recibir el cambio de estación en construcciones prehispánicas como Teotihuacán y Chichen Itzá