Un arqueólogo sostiene que el espacio, conservado bajo el actual Santuario de Regla, sirvió también como castillo y mezquita islámica