Fragmento de la mandíbula inferior de Meganthropus palaeojavanicus. Crédito: Senckenberg.

Una nueva especie de simio fósil del Pleistoceno originaria del sudeste de Asia ha sido documentada por un equipo internacional de científicos en la colección de homínidos del Más de 200 dientes fósiles y fragmentos de mandíbula se han descubierto hasta la fecha en la isla indonesia de Java. La mayoría de estos restos de homínidos se pueden atribuir a la especie extinta Homo erectus, el primer ser humano descubierto fuera de Europa. “Se sabe que el ‘Homo erectus’ vivió en Java durante el tiempo del Pleistoceno, hace aproximadamente un millón de años, en compañía de los antepasados de los orangutanes modernos”, explica Ottmar Kullmer (izquierda), del Instituto de Investigación Senckenberg en Frankfurt. y continúa: “Ahora pudimos demostrar que existía otra especie de simio al mismo tiempo”.


Junto con el autor principal del estudio, Clément Zanolli (derecha) de la Universidad de Burdeos, Kullmer y un equipo internacional estudiaron los dientes de homínidos fósiles descubiertos en 1941 por Gustav Heinrich Ralph von Koenigswald, utilizando métodos de primera línea. “Nuestros estudios tomográficos con microprocesadores y el análisis del esmalte dental muestran que los dientes no pertenecen ni al ‘Homo erectus’ ni a los orangutanes”, explica Zanolli, y agrega: “Además, no hay indicios de que involucren a ancestros de los humanos modernos”.

“En el pasado, hubo repetidas controversias sobre el misterioso homínido ‘Meganthropus’, pero no hubo pruebas confirmadas de su existencia”, dice Kullmer. Los nuevos datos ahora revelan que los dientes difieren claramente tanto de los dientes del Homo erectus como de los orangutanes en cuanto a la distribución del grosor del esmalte y la superficie y posición de las cúspides de la dentina en el interior de las coronas dentales.

Comparación de un fragmento de mandíbula inferior de ‘Meganthropus’ (abajo) con una mandíbula reconstruida de ‘Homo erectus’ (izquierda) y una mandúbula de orangután. Crédito: Senckenberg.

El patrón de desgaste de los molares del Meganthropus corresponde al de los orangutanes fósiles y modernos. Kullmer explica: “Por lo tanto, asumimos que las especies ‘renombradas’ se alimentaban principalmente de frutas y otras plantas que crecen en la superficie, similar a los orangutanes de hoy. Por otra parte, el ‘Homo erectus’ probablemente tenía una dieta más flexible debido a su capacidad para preparar alimentos de varias maneras. Sin embargo, no hay documentación que demuestre si una dieta unilateral o incluso el mismo ‘Homo erectus’ contribuyó a la extinción de Meganthropus”.

Según el estudio actual, ahora se considera un hecho que hace aproximadamente un millón de años, además del Homo erectus, al menos tres géneros de homínidos habitaban en los bosques de las islas indonesias actuales, una diversidad más alta de lo que se suponía anteriormente. “Y es posible que podamos agregar otro género, el mono gigante conocido como Gigantopithecus. Sin embargo, todavía no tenemos pruebas concluyentes a este respecto”, agrega el paleoantropólogo.

Fuentes: phys.org | 9 de abril de 2019