Xavier ROSSI / Gamma-Rapho via Getty Images


Los neandertales, la especie humana más parecida a nosotros, habitaron Eurasia durante 300.000 años para desaparecer hace unos 40.000 por causas que aún son desconocidas. Su extinción ha sido explicada por diversos factores, como la presión del hombre anatómicamente moderno, enfermedades o cambios en el clima, aunque recientemente ha cobrado peso la hipótesis, elaborada a partir de datos de individuos de El Sidrón (Asturias), de que la endogamia, la unión de personas de ascendencia común o naturales de un pequeño espacio geográfico, pudo ser un factor decisivo.

Ahora, un nuevo estudio realizado por el equipo de Anna Degioanni (izquierda) de la Universidad Aix Marseille (Francia), apunta a un factor que quizás esté relacionado: la escasa natalidad. El informe, sostenido por modelos poblacionales, se ha publicado en la revista de acceso abierto PLOS ONE.

La falta de datos empíricos que permitan probar las hipótesis es uno de los mayores desafíos para los investigadores que estudian la extinción de los neandertales. Para probar escenarios hipotéticos alternativos, Degioanni y sus colegas han creado un modelo de población neandertal que les permite explorar factores demográficos que podrían haber provocado una disminución de las poblaciones y finalmente la extinción durante un período de 4.000 a 10.000 años (un marco de tiempo compatible con la historia conocida de estos homínidos).

Distribución espacial y ubicación de las 3 subpoblaciones neandertales consideradas en el estudio. El sur de Europa (etiquetado A en verde), el norte de Europa (etiquetado B en amarillo) y el este de Europa (etiquetado C en púrpura). El modelo demográfico completo que se utilizó para simular la dinámica de la población neandertal estaba compuesto por tres submodelos correspondientes a cada una de las subpoblaciones identificadas. Incluimos un parámetro de migración (señalado con ψ) para permitir que los individuos se muevan de una subpoblación a otra. Los investigadores crearon parámetros demográficos de referencia para su modelo de extinción neandertal (por ejemplo, supervivencia, migración y tasas de fertilidad) basados en datos de observación sobre grupos de cazadores-recolectores modernos y grandes primates existentes, así como en datos paleogenéticos y empíricos neandertales disponibles de estudios anteriores. Los autores definieron las poblaciones como extintas cuando caían por debajo de 5.000 individuos.

Haciendo variar los parámetros e incorporando lo poco que se sabe sobre estos antiguos humanos, los autores concluyen que algunas hipótesis son improbables: por ejemplo, un aumento de la mortalidad infantil o de adultos relacionada con conflictos o epidemias.


«¡Esto lleva a una desaparición demasiado rápida de la población neandertal!», escribió a la agencia AFP Silvana Condemi (izquierda), antropóloga de la Universidad de Aix Marsella y coautora del estudio. «En cambio, una disminución muy leve de la fertilidad, pero exclusivamente en las mujeres más jóvenes (menores de 20 años), permite llegar a la desaparición de la población en los tiempos conocidos», explicó. «Esta baja en la fertilidad es muy pequeña, pero es suficiente durante un tiempo largo para hacer desaparecer al neandertal».

«Un ligero descenso exclusivamente para las mujeres más jóvenes hace posible obtener la desaparición de la población en los tiempos conocidos». Tal vez la llegada del Homo sapiens haya provocado una paulatina presión sobre los alimentos disponibles para los neandertales. «Una reducción de los alimentos, y por lo tanto de calorías, es perjudicial para el embarazo», dijo Condemi.

Hembras jóvenes

De esta forma, observaron que en su modelo, la extinción hubiera sido posible en 10.000 años con una disminución en las tasas de fertilidad de las hembras jóvenes (menores de 20 años) de solo el 2,7%; si la tasa de fertilidad disminuía en un 8 %, la extinción ocurría dentro de 4.000 años. Si esta disminución en la fertilidad se viera amplificada por una reducción en la supervivencia de los bebés (niños menores de un año) de tan solo un 0,4%, podría haber llevado a la extinción en 10.000 años.

Los autores intentaron explorar posibles escenarios de extinción neandertal en lugar de plantear una explicación definitiva. Sin embargo, señalan que este estudio es el primero en utilizar datos empíricos para sugerir que cambios demográficos relativamente menores, como una reducción de la fertilidad o un aumento de la mortalidad infantil, podrían haber conducido a la extinción del neandertal.

«Este estudio no intenta explicar por qué desaparecieron los neandertales, sino identificar cómo pudo haber ocurrido», explican los investigadores. «Los resultados sugieren que una reducción muy pequeña de la fertilidad puede explicar la desaparición de la población neandertal, pero esta disminución no afectó a todos los neandertales femeninos, sino a las más jóvenes (menores de 20 años)».

«Nuestros resultados abren el camino a eventos no catasróficos como explicaciones plausibles para la extinción del neandertal», concluyen los investigadores.

Fuentes: abc.es | elcomercio.com | independent.co.uk| 29 de mayo de 2019