Los objetos arqueológicos, de unos mil años de antigüedad, se ofrecían a un precio de 500 euros en la ‘app’ de compraventa