Los neandertales vivían en climas mucho más cálidos de lo que se pensaba, y disponían de cuerpos físicos que soportaban carreras rápidas en lugar de ser corredores de larga distancia, según un estudio de la UCL y la Universidad de Bournemouth.

El hallazgo cuestiona la suposición de que los neandertales fueron una rama del árbol genealógico humano que se adaptó específicamente a los ambientes fríos y abiertos similares a la tundra.

Impresiones de un bosque boreal por Pero ahora, estas interpretaciones están siendo cuestionadas con nuevas investigaciones que muestran que todo ello no es necesariamente el caso. El Dr. El Dr. Yoan Diekmann (derecha), dijo: “Hemos encontrado que la mayoría de estas variantes genéticas asociadas con la potencia eran típicamente más comunes en los neandertales que en los humanos de hoy en día, de quienes se sabe que están más adaptados a los esfuerzos de resistencia, lo que se refleja en su constitución más esbelta”.


Por su parte, el profesor Mark Thomas (izquierda), agrega: “Solo estamos arañando la superficie de la ecología neandertal, y es posible que siempre haya otros factores que puedan explicar la estructura de su físico. Pero la convergencia de las evidencias paleoantropológicas y genéticas, en este caso, es bastante alentadora. Ciertamente, el enfoque que hemos tomado señala una valiosa vía para investigaciones futuras”.


Fuente: University College of London | 29 de enero de 2019