La inscripción COH II CR en el tronco indica quien construyó la carretera. Consejo Provincial de Holanda Meridional.

La inscripción en un tronco (ver la foto) que formaba parte de una carretera romana en el siglo II d.C. otorga el crédito de la vía a los arquitectos originales de la misma. Según un comunicado de prensa publicado en el sitio web de la provincia de Holanda meridional, eran soldados de una unidad adicional formada por ciudadanos romanos que se llamó Cohors II Civium Romanorum (segunda cohorte de ciudadanos romanos).
Cómo los romanos protegían sus fronteras

Durante la época romana los soldados construyeron fortificaciones fronterizas, también conocidas como limes, constituidas por murallas con torres de vigilancia. Por un lado, sirvieron para la defensa del territorio, y, por otro, como puestos de aduana.

Una de tales fortificaciones se extendía a una distancia de 568 kilómetros desde el Danubio hasta el delta del Rin, en el territorio de los modernos Países Bajos. Los romanos comenzaron a construir fragmentos separados de limes fronterizos bajo el emperador Augusto en el año 14 d.C., y posteriormente los conectaron entre sí en el año 83. Estas fortificaciones defendieron las fronteras del imperio de invasiones bárbaras entre los años 83 y 260 d.C., y luego fueron abandonadas. Debido a las frecuentes inundaciones las fortificaciones en los tramos más bajos del Rin casi no se preservaron.

Un descubrimiento inesperado

En septiembre de 2018, durante unas excavaciones previas a la construcción de una carretera en el sur de los Países Bajos, los arqueólogos encontraron 125 metros de una carretera romana. Junto a la misma hubo una antigua fortificación, de la cual solo quedaron restos de algunas casas, así como un sistema de drenaje y un cementerio. En las zanjas de drenaje los arqueólogos hallaron fragmentos de cerámica, restos de zapatos de cuero, tejas y monedas. Las casas formaban parte de las fortificaciones romanas.

Emplazamiento de la excavación. Consejo Provincial de Holanda Meridional


Los arqueólogos notaron que uno de los troncos de la fortificación tenía la inscripción COH II CR, que indica quiénes fueron los constructores de la carretera. Es la abreviatura de Cohors II Civium Romanorum, una unidad auxiliar formada por ciudadanos romanos que se dedicaban a la construcción. Según el comunicado de prensa, esa cohorte contaba con 500 soldados.

El arqueólogo Jasper de Bruin, del museo arqueológico de RMO, en Leiden, calificó el hallazgo como «único en los Países Bajos».
«No sabíamos si la calzada romana había sido construida por soldados, civiles o quizás esclavos. Ahora podemos concluir que hace 2.000 años, la segunda cohorte de civiles romanos construyó la calzada cerca de Valkenburg, de donde toma su curso la actual Ruta de Rijnland».

[embedded content]

La inspección de los postes de madera muestra la forma sistemática en que los constructores hicieron su trabajo. Se utilizaron troncos de árboles específicos del mismo ancho y largo. La construcción de la calzada romana se llevó a cabo con precisión militar y no tenía precedentes en los Países Bajos, dijo De Bruin. Aunque la inscripción arroja algo de luz sobre la historia de la construcción de la calzada romana, algunas preguntas siguen sin respuesta. Saber exactamente lo que hizo la segunda cohorte y si otras cohortes estuvieron implicadas también, algo que se analizará a medida que se continúe con la investigación, cuyos resultados finales se esperan para 2020.